viernes, 16 de septiembre de 2011

Slow motion preparado

Mereció la pena. Tocó redibujarla más veces, pero mereció la pena. Ahora veo los anteriores intentos y carecen de todo sentido. Me ha costado desprenderme de cosas. Limpiar. Usar sólo lo necesario para la narración. Para el agua de la piscina, me hacía especial ilusión jugar con témpera aguada. Agua que forma agua. En cuanto a los rasgos me gusta jugar con manchas que el lector una para formar cosas. El cómic ya está listo. Una vez das con el estilo y la línea que quieres, lo demás viene rápido. No hay que desesperar. Si tardas meses en dar con algo. Será por algo.
Mención aparte es la fuerza que te da un buen texto. El respeto que le tienes, te hace exigirte. Superarte. Te da identidad. Textos que me guíen, den pistas, ideas, contenido, ritmo, en definitiva, una meta a la que llegar.
Para ver el cómic...