domingo, 1 de febrero de 2009

Como si de matemáticas se tratara

Como si de matemáticas se tratara, funcionó. Una línea, su mitad. La mitad de la mitad. Esa mitad en perpendicular a ambos lados y así hasta encajar la cara del protagonista. Funcionaba. Lo difícil es transportar esas medidas al perfil y a tres cuartos. En eso he estado todo el fin de semana.
En eso y en ir viendo lo mismo en los demás personajes.
Supongo que mis carencias me hacen ir con pies de plomo. Necesito controlarlo al máximo para luego poder repetirlo. Lo dibujo una y otra vez. Quiero pensar que todo el trabajo de preparación hará que después todo sea más rápido. Más libre. En las clases de animación me enseñaron a crear un personaje, de forma meticulosa. En eso estoy. No con uno. Con varios.
El resto va bien, me son más fáciles. He tenido que variar un poco a JM. Estaba resultando muy agresivo, pero he dado con unos rasgos que le atribuyen otras cualidades que me gustan y lo suavizan.
Aún cuando termine con estos falta uno, con el que no he empezado, que será muy importante.