viernes, 20 de febrero de 2009

primera página

Ayer estaba nervioso. Hoy a primera hora empezaría con la primera página. El primer intento de ver hasta dónde podía llegar. Cuando me he sentado, me temblaba un poco la mano. Me he reído y a disfrutar.
Tras las cuatro horas siguientes, el resultado me ha sorprendido. Era más de lo que esperaba. No es una sensación de lanzar las campanas al vuelo. Es más una sensación de calma. Quitarse un peso de encima. El resultado permite tomar la decisión de seguir adelante, pero con otra tranquilidad. Si no hubiera quedado contento, la situación sería complicada, habría que decidir si seguir adelante o no. Ahora no hay nada que valorar. Sólo seguir. A partir de ahora quedan 90 jornadas de 4 horas aproximadamente.
El resultado también me ha sorprendido por la estética final. He tenido que sacar otra vez de la estantería a Bilal y sus manchas de pintura.
Imprescindible Laocoonte.

jueves, 19 de febrero de 2009

Tras las dudas, las decisiones

Tras las dudas, las decisiones. No puede ser de otra manera. Supongo que puedes estar años dándole vueltas a las cosas y no dudo que se llegue a buenos resultados. Pero para avanzar hay que tomar decisiones. He cerrado casi todos los personajes y ayer me enfrenté cara a cara con el protagonista. Voy a probar. Con lo que tengo voy a empezar a hacer algunas páginas a ver que tal el resultado.
La gran noticia del día es que Pablo Auladell anda ya en otro proyecto.

martes, 17 de febrero de 2009

las dudas han aparecido

Estos últimos días las dudas han aparecido. Quizá las últimas lecturas, Cyril Pedrosa y Jorge Gónzalez, han desatado un sentimiento de no estar a la altura. El atasco con el personaje principal, está multiplicando el tiempo, cuando todavía no he empezado a terminar páginas. Si hago cálculos reales de lo que puedo tardar a este ritmo, la cosa se enturbia mucho. El libro casi llega a las 100 páginas. Esa multiplicación del tiempo consumido, hace que el resultado sea muy caro y tenga que ser bueno para compensar. ¿Estoy preparado para llegar a algo aceptable?
Por suerte o por desgracia, parece que no sólo he recuperado la locura, sino que se ha multiplicado. El momento es ahora. Y si esto necesita pisar el acelerador, así será. Tengo el propósito de comenzar esta semana a realizar hojas. Si fuera un trabajo, no lo dudaría, lo cogería y lo terminaría. Esta vez no puedo ceder. Nunca he estado tan cerca de esto.
Espero que haya agua en la piscina.