viernes, 13 de febrero de 2009

Hoy he disfrutado mucho

Hoy he disfrutado mucho. He cerrado al antagonista de la historia y me he divertido mucho dibujándole en movimiento. Ashley Wood me guía en estos momentos y me ayuda cuando me atasco.



miércoles, 11 de febrero de 2009

Un paso más

Caigo en el vacío. Un paso más. Un lugar desconocido y buenas sensaciones. La mano cada vez funciona mejor y poco a poco va convirtiendo en oro cada cosa que toca. Las proporciones son tremendamente difíciles. La nariz, la barbilla y la frente cambian la cara del personaje por completo. Lentamente, se van incorporando a la locura más elementos. Así voy añadiendo manos, expresiones, peinados y posturas. Voy avanzando con todos. El que más me cuesta es el protagonista. La expresión es siempre la misma, pero sus diferentes proporciones van dotándola de connotaciones distintas que la hacen distinta. En unos casos más agresiva, en otros más inteligente, en fin, una locura.
Pienso que si salgo de aquí habré vencido una parte muy importante del camino. Quizá la que tiene la pendiente más dura para mí.
Es curioso que cada vez me acerco más a un tipo de línea que me gusta y que siempre he soñado. ¿Es posible que el estilo viva dentro de cada uno y salga a fuerza de trabajar?


lunes, 9 de febrero de 2009

No sé cuantas veces tengo que dibujarlo

No sé cuantas veces tengo que dibujarlo. ¿Cien? ¿doscientas?¿tres mil? Cuesta, cuesta y cuesta. Nunca sale igual. Una pequeña variación en la nariz o la barbilla le cambia la expresión y el personaje ya no es el mismo. Por otro lado es como si empezara a estar ya en mi cabeza y lo erróneo es la manera en la que lo dibujo. Como si cada vez que lo dibujo estuviera intentando retratar de memoria a alguien que recuerdo.
Por más que lo intento estructurar, cualquier pequeña variación lo cambia y es cuando me libero y no lo estructuro cuando más se parece a la imagen de mi cabeza. Cuando el dibujo sale más fresco.