miércoles, 21 de mayo de 2014

Avanzar

Seguimos avanzando. Sin control. Improvisando movimientos a cada paso. Cada sitio nuevo me cambia la perspectiva. Es como estar subiendo una montaña en la que cuanto más alto estás, más cosas descubres. Cosas que cambian ideas anteriores.
Lo cierto es que la primera parte, ya estaba dibujada. Al llegar el momento de atacar la segunda, no me vi con fuerzas. No me vi capaz. Así, decidí entrenar. Retomé viejas ideas y probé a rehacerlas con esta nueva técnica. Así comencé. Pero los resultados no me convencían. Redibujaba y redibujaba el mismo dibujo. Si de verdad creo que esta línea merece la pena, no puedo ser blando a la hora de juzgar. Si quieres ver que hay arriba, tienes que seguir subiendo. Así, llegué a un dibujo correcto. Y tras él, otros, hasta que retomé una idea que llevo años dando vueltas. Es sobre un hombre que sube a una escalera. Cuanto más sube, mas inestable es. Este dibujo, me abrió una nueva perspectiva. Ha creado un mundo. Ideas, personajes y símbolos juegan combinándolas unas con otras. si cambias un elemento, cambia el resultado. Las combinaciones crecen exponencialmente. Desde dónde estoy ahora, puedo expresar muchos conceptos. Ideas ambiguas que piden al lector interpretación.

Ahora, me toca abordar la segunda parte. Y no tengo fuerzas, me dan ganas de rehacer la primera. Y es desalentador. Porque supone más tiempo. Y soy muy ansioso.